Ir a la página principal
Explicación de símbolos de lavavajillas

Explicación de símbolos de lavavajillas

¿Sabes qué artículos de tu hogar son aptos para lavavajillas? Aprende cómo se ve el símbolo de apto para lavavajillas para que apilarlo ya no sea un juego de adivinanzas.

Explicación de Símbolos de Lavavajillas

El símbolo de apto para lavavajillas es uno de los símbolos de seguridad alimentaria más difíciles de interpretar, y por una buena razón: ¡no hay ningún símbolo aprobado oficialmente que signifique que un artículo es apto para lavavajillas!

Además, la frase “apto para lavavajillas” tampoco es una afirmación estándar. Cada empresa que produce utensilios de cocina o vajilla tiene su propio proceso y estándares para determinar qué se puede llamar apto para lavavajillas, según sus propios métodos y materiales.

Por lo general, hay dos tipos de íconos aptos para lavavajillas:

  • Apto para lavavajillas, solo rejilla superior
  • Apto para lavavajillas

Si un artículo está marcado como “solo rejilla superior”, significa que solo es seguro lavarlo en la rejilla superior del lavavajillas. El elemento calefactor de los lavavajillas se encuentra típicamente en la parte inferior de la máquina, lo que significa que la rejilla superior es comparativamente más fría que la inferior. Si colocas un artículo marcado como “solo rejilla superior” en la rejilla inferior, es posible que descubras que se ha decolorado, deformado o dañado al final del ciclo.

Para ambos tipos de artículos aptos para lavavajillas, normalmente el símbolo de apto para lavavajillas se ve como una caja cuadrada con algunos platos o vasos (o ambos) dentro. También verás gotas de agua o líneas diagonales que significan agua. En el caso de los artículos que son solo “para la rejilla superior”, las gotas o las líneas diagonales solo caerán en la parte superior de los platos o vasos. Si el símbolo solo muestra gotas o líneas que cruzan la totalidad de la caja cuadrada, probablemente sea seguro lavar el artículo en la rejilla superior o inferior.

La imagen también puede incluir una temperatura para aclarar cuál es la temperatura superior más segura en la que puedes lavar el artículo. A veces, la fraseología acompañará al símbolo, lo que ayuda a eliminar algunas de estas conjeturas para descifrar los símbolos.

¿Qué significa apto para lavavajillas?

En términos generales, los fabricantes dirán que un artículo es “apto para lavavajillas” si lo han tratado en alguna etapa del proceso de producción para garantizar que pueda soportar tanto las altas temperaturas prolongadas como los detergentes involucrados en un ciclo de lavavajillas. Existen diferentes técnicas que utilizan los fabricantes para garantizar que sus productos se puedan lavar en el lavavajillas, con métodos que varían según el material en cuestión.

Cómo hacen los fabricantes artículos que se puedan lavar en el lavavajillas

Como ya mencionamos, los fabricantes utilizan diferentes técnicas para hacer que sus artículos sean aptos para lavavajillas. A continuación, cubrimos algunos de los materiales principales que encontrarás en tu cocina u hogar, y cómo se tratan para ese sello de aprobación (no oficial) de lavavajillas:

Cristal apto para lavavajillas

La mayor parte del cristal está “recocido”, lo que significa que cuando se fabrica, se enfría lentamente para igualar las tensiones dentro de su estructura. Es un proceso de rutina por el que pasan casi todos los productos de cristal y ayuda a garantizar que se alivien las tensiones internas residuales. El cristal recocido a menudo se denomina “cristal sin tratar”, porque hay otros dos procesos por los que se puede someter el cristal para hacerlo más resistente a los cambios drásticos de temperatura.

El cristal puede someterse a un proceso llamado “templado”, que es un proceso térmico o químico que hace que el cristal sea más resistente y sólido, o una forma más suave de templado conocida como “refuerzo por calor”. Los utensilios de cocina generalmente se refuerzan con calor, y esto los hace dos veces más resistentes que el cristal recocido. Es posible que algunos utensilios de cocina estén completamente templados, lo que los hace de cuatro a cinco veces más resistentes que el cristal recocido y pueden soportar el microondas.

Cerámica Apta para Lavavajillas

La cerámica se puede lavar en el lavavajillas mediante un proceso similar al del cristal: enfriamiento lento que permite que el material se asiente con la menor cantidad de imperfecciones posible. En resumen, se aplica un esmalte a la cerámica para proteger la superficie. El tipo de esmalte utilizado puede afectar drásticamente la resistencia y durabilidad de un artículo de cerámica. Siempre verifica el símbolo de apto para lavavajillas antes de poner tus artículos de cerámica en el lavavajillas

Plástico Apto para Lavavajillas

Por lo general, los artículos de plástico no necesitan ser “tratados” para que sean aptos para lavavajillas porque el tipo de plástico utilizado para fabricarlos a menudo determina si son aptos para lavavajillas o no. Los plásticos con un punto de fusión muy bajo pueden derretirse con las altas temperaturas de un lavavajillas. Solo coloca plásticos en el lavavajillas si están claramente marcados con un ícono apto para lavavajillas y se adhieren a la rejilla superior cuando lo hagas.

CUIDA EL AGUA

Tu detergente debe complementar la acción limpiadora de tu lavavajillas. El detergente para lavavajillas automático está especialmente formulado para dispersar los residuos de alimentos y la suciedad grasosa, mantenerlos en suspensión y eliminarlos en el último enjuague. Hace todo esto mientras produce poca o nada de espuma.

Para obtener los mejores resultados, usa el detergente recomendado por el fabricante de tu máquina.

Finish es la marca #1 recomendada por los fabricantes más importantes de lavavajillas, como Beko y Bosch*. En áreas de agua muy dura, también recomendamos el uso por separado de sal y abrillantador para proteger tu máquina y lograr el mejor resultado.

*Finish es el detergente más recomendado según las cuotas de mercado de los fabricantes de lavavajillas que recomiendan Finish

¡No hay necesidad! El enjuague previo es cosa del pasado. Y aunque aún se hace en muchos hogares, consume mucho tiempo y desperdicia valiosos recursos.

Los detergentes modernos como Finish® All in 1 Max contienen tanto blanqueador como enzimas y los fabricantes de lavavajillas recomiendan utilizarlos sin enjuague previo.

El blanqueador combate las manchas difíciles, como las de té y café, mientras que las enzimas descomponen las proteínas y los almidones. Lo único que tienes que hacer es tirar los residuos más grandes a la basura y cargar tu lavavajillas.

Las pastillas para lavavajillas contienen surfactantes que modifican el líquido al que se agregan y lo hacen más eficiente para recoger y eliminar los desechos. También incluyen enzimas (para descomponer los alimentos con almidón y proteínas), reforzadores (para combatir el agua dura) y blanqueadores seguros.

Una vez que hayas puesto la pastilla para lavavajillas en el compartimento del dispensador de detergente, la máquina liberará el contenido en el momento óptimo para que la pastilla se desintegre en el agua, libere todos los ingredientes y limpie tus platos.

Guarda tu detergente para lavavajillas en un ambiente seco. Si utilizas detergente en polvo, ten cuidado de cerrar la boquilla después de cada uso para que el producto se mantenga seco (¡y para que no se tire!). Como todos los productos de limpieza, guarda el detergente fuera del alcance de los niños.

El abrillantador es necesario para:

  • Asegurar que los platos queden brillantes y sin manchas
  • Ayudar a la función de secado

La sal es necesaria para:

  • Proteger la máquina del sarro
  • Suavizar el agua para una mejor limpieza

Las pastillas de beneficios múltiples, como Finish® All in 1 Max, incluyen las funciones de abrillantador y sal. Sin embargo, en áreas de agua muy dura también recomendamos el uso por separado de abrillantador y sal para proteger tu máquina y lograr el mejor resultado posible.

Las pastillas para lavavajillas son muy sencillas de usar. Si es necesario, retira la envoltura protectora, coloca la pastilla en el compartimento dispensador de detergente, cierra el compartimento, enciende la lavadora y deja que la tecnología y Finish se encarguen del resto.

Sigue leyendo para obtener información detallada sobre cómo usar las pastillas Finish.

Con las manos secas, saca la pastilla del recipiente y colócala en el dispensador de detergente. Asegúrate de que tanto el dispensador como la pastilla estén secos para evitar que se disuelva prematuramente.

Cierra bien la tapa del envase de las pastillas. Guárdalo lejos del calor y la humedad para proteger las pastillas restantes.

Nuestras pastillas no tienen envoltura (a excepción de Finish Classic) y están diseñadas para liberar su contenido cuando entran en contacto con el agua. No perfores ni intentes desenvolver las pastillas.

Cierra el dispensador de detergente y cierra el lavavajillas.

Asegúrate de que todos los artículos sean aptos para lavavajillas y separa la plata del acero inoxidable.

Lava los artículos de metal de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Enciende el lavavajillas. La temperatura óptima del agua es de 51 °C - 60 °C.

Para obtener resultados óptimos, recomendamos utilizar también el Abrillantador Finish, para que tus platos queden más brillantes y secos (en comparación con el detergente solo).

Las pastillas de detergente siempre deben colocarse en el compartimiento del dispensador de detergente.

Si colocas la pastilla en la parte inferior del lavavajillas, es probable que se disuelva demasiado rápido y libere el detergente durante el prelavado, lo cual deja el ciclo de lavado principal sin detergente. Esto reducirá la eficacia de tu lavado.

Depende del producto que hayas comprado. Como regla general, si la pastilla viene en una envoltura individual, entonces sí, es necesario quitarle la envoltura de plástico antes de usarla. Sin embargo, si la pastilla está envuelta en una piel de plástico transparente y delgado, esta no debe retirarse y se disolverá de manera segura durante el proceso de lavado.

Las pastillas para lavavajillas solo deben ir en el compartimiento de detergente de tu lavavajillas; nunca las dejes sueltas dentro del lavavajillas.